miércoles, 21 de julio de 2010

La caída de la natalidad

La natalidad ha vuelto a caer, claro, y los sesudos estudiosos de la materia siguen dando explicaciones ridículas sobre sus causas: no hay cheque-bebé, la crisis, hay menos mujeres en edad de procrear, parimos más tarde, etc. El soniquete de que "las inmigrantes" iban a asumir la tasa de reposición parece ser que también se les ha acabado. Vaya, que estamos todas de nones.
A ver, las tías no parimos porque sabemos que parir significa renunciar (la enumeración de la renuncia os la dejo, pues seguro que cada quién tendrá mil ideas en la cabeza). Desde que podemos elegir, muchas hemos decidido no ser madres porque en este mundo que va lentito, aún es muy difícil ser madre sin perder todas las posibilidades que ofrece la vida no siéndolo.
Así que no entiendo las cábalas sociológicas: la que quiere convertirse en madre lo hace al margen de la crisis, y el idiota que piense que la mierda de los cien euros o el ridículo cheque-bebé nos va a despertar el instinto maternal, es que no tiene ni idea de lo que es una tía. Señores, sin cambios sociales estructurales, inversión en servicios de atención a la infancia, flexibilización de los horarios de trabajo y demás morondangas, ¡aquí no parirá-ni-dios!

No hay comentarios: