domingo, 18 de julio de 2010

¡Olé Sara!

Una semana antes de que empezara el Mundial no tenía ni ieda de quíen era Sara Carbonero, es más, ni siquiera había escuchado su nombre. Hoy sería imposible no conocerla. Tras el desafortunado comentaio de los periodstas del Times pensé "Pffff, ya está el patriarcado buscando a una tía a la que echarle la-culpa-de-todo, ¡qué cansino!" Y para mi sorpresa, aunque por motivos diferentes, hubo voces masculinas que alzaron el mismo "¡qué cansino!" y desde diversos medios se pidió situar las responsabilidades de la derrota de España ante Suiza donde correspondían. A todo esto, me preguntaba si cuando España ganase el mundial también le íbamos a acharcar a Sara los aciertos de Iker. Efectivamente, tras la victoria no hubo comentarios felicitándola por haber conseguido que el guardameta "se centrase", pero no hizo falta.
El patriarcado tiene estas cosas, pues al ir "sobrao" a veces se pasa y así ha conseguido que Sara Carbonero haya dejado de ser sólo una periodista de deportes para convertirse en uno de los nombres más buscados en Google, y más importante aún, lejos de ser la nueva Pandora portadora de todos los males para la humanidad, la discreción con que han manejado la situación se vio culminada con el beso en directo que, además de amor, fue la mejor respuest de Iker a los comentarios estúpidos, la manera más eficaz de legitimar la profesionalidad de su novia y el medio más auténtido de respaldar a quien, según parece, será su esposa. Así que estamos de enhorabuena: ¡olé por Sara Carbonero y olé por ese par de golinos que le acabamos de meter al patriarcado!

No hay comentarios: